Estilo de vida materno saludable reduce el riesgo de obesidad infantil

Will Boggs

(Reuters Health) - Los hijos de mujeres con hábitos saludables son menos propensos a ser obesos que los hijos de mujeres con un estilo de vida no tan sano, de acuerdo con un nuevo estudio.

"Tener un estilo de vida saludable no sólo mejora la salud de los adultos y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, sino que también le confiere beneficios para la salud de sus hijos", dijo Qi Sun, de la Escuela T. H. Chan de Salud Pública de Harvard, Boston.

Su equipo utilizó información del Nurses' Health Study II y el Estudio Crecer Hoy para identificar una relación entre el estilo de vida materno en la niñez y la adolescencia de sus hijos y el riesgo de obesidad entre los nueve y los 18 años.

El equipo consideró cinco factores del estilo de vida: dieta saludable, IMC en el rango normal, no fumar, consumo leve a moderado de alcohol y 150 minutos o más por semana de actividad física moderada a intensa.

Cada factor del estilo de vida materno, excepto la dieta, estuvo asociado con una disminución significativa del riesgo de obesidad en los hijos, publica el equipo en BMJ.

El riesgo de obesidad en los hijos disminuyó con cada hábito materno saludable tanto que los niños o los adolescentes de las mujeres con tres de esos hábitos (dieta saludable, actividad física y consumo moderado de alcohol) eran un 23 por ciento menos propensos a ser obesos que los hijos de las mujeres sin esos factores.

Tener los cinco factores de bajo riesgo redujo un 75 por ciento el riesgo de los hijos de ser obesos.

Los hijos no tenían necesariamente el estilo de vida materno, pero si eso sucedía, el riesgo de ser obesos disminuía un 82 por ciento con respecto de los padres madre-hijo con estilos de vida de alto riesgo.


FUENTE: BMJ, online 4 de julio del 2018