Monitor de glucosa en tiempo real ayuda a las personas diabéticas con complicaciones riesgosas

Rachel Gurevich

(Reuters Health) - Los dispositivos de monitorización continua de la glucosa podrían reducir los descensos peligrosos del azúcar en sangre de los adultos con diabetes tipo 1 que no están conscientes de las hipoglucemias, según investigadores.

Esa caída de la glucosa en sangre causa síntomas como temblores, sudoración, hambre, cefalea y visión borrosa en los estadios iniciales. Si se ignora, puede provocar desmayos, convulsiones o el coma.

Pero no todos los diabéticos tienen signos de alerta tempranos. "La persona puede estar conduciendo y empezar a andar en círculos o desmayarse", dijo el doctor Richard Bergenstal, autor de un editorial sobre el estudio publicado en The Lancet.

Los pacientes que no se dan cuenta cuándo el azúcar en sangre está peligrosamente bajo son "el grupo exacto" que necesita de dispositivos para el monitoreo continuo de la glucosa, que emiten una alarma cuando los niveles están demasiado altos o bajos.

Sin embargo, fueron excluidos de estudios previos de los dispositivos debido a que la falta de conciencia hipoglucémica es tan "alarmante y peligrosa" que los investigadores tenían temor de experimentar con ellos, dijo Bergenstal.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 1 necesita varias inyecciones de insulina diarias, según explicó el autor principal, Norbert Hermanns, de la Academia de Diabetes de Bad Mergentheim, Alemania.

El estudio en 12 hospitales de Alemania incluyó a 149 personas con diabetes tipo 1 y falta de conciencia hipoglucémica. En los primeros 28 días de los seis meses que duró el estudio, todos monitorizaron la glucosa en sangre de manera tradicional, con un pinchazo en el dedo para analizar la gota de sangre con un dispositivo.

Adicionalmente, usaron monitores de glucosa continuos durante por lo menos el 85 por ciento del tiempo, aunque no podían ver los resultados. Luego, al azar, siguieron estimando las dosis de insulina y cuánta comida consumir de acuerdo con los resultados (el grupo de control) o empezaron a usar los monitores continuos.

La cantidad promedio de hipoglucemias se redujo de 11 a 3,5 por mes con los monitores y no varió significativamente en el grupo de control. El último mes, el 33 por ciento de los usuarios del monitor no sufrió hipoglucemias, comparado con el 7,6 por ciento del grupo de control.

El riesgo de tener hipoglucemias en la mitad de la noche se redujo en los usuarios del monitor, pero no en el grupo de control.

Los usuarios de los monitores tuvieron 19 hipoglucemias graves que demandaron asistencia de terceros, comparado con 36 en el grupo de control. Los dispositivos de monitorización no redujeron las hipoglucemias que requirieron de atención médica. Pero como suelen ser raras, el estudio no habría sido lo suficientemente grande para identificar una diferencia.

El estudio tuvo varias limitaciones. Aun así, la monitorización continua de glucosa tiene riesgos mínimos. "Nunca vi una infección", dijo Bergenstal, investigador del Centro Internacional de Diabetes de Park Nicollet, Minneapolis, Minnesota.

DexCom, que fabrica los dispositivos que se utilizaron en el estudio, financió la investigación. Varios autores declararon tener relación comercial con DexCom, incluidos Hermanns y Bergenstal.

FUENTE: The Lancet, online 18 de febrero del 2018.